viernes, 28 de septiembre de 2012

Donna Nook. Pasado, presente y futuro...


Principio de Incertidunbre de Heisenberg
El próximo número de “Cuadernos de Viaje” tenía como leit motiv la fotografía de fauna en la zona de Donna Nook (Inglaterra). Atendiendo la época del año en que estamos, parecía un buen motivo para preparar un cuaderno de viajes que ayudase a descubrir respetuosamente la zona y la magnífica fauna que alberga.
Pero en la preparación del cuaderno, en estas pasadas semanas,  hemos confirmado un temor que ya muchos teníamos: la creciente afluencia de fotógrafos, parece haber causado un importante aumento en la mortalidad de las focas. Si bien, desde un punto de vista estadístico, parece algo precipitado hablar en términos absolutos vista la poca representatividad de la muestra, y habría que esperar algunos años más para poder definir la relación entre afluencia de personas y mortalidad de las crías.
En cualquier caso, y en aras de no contribuir a esa mayor afluencia de fotógrafos  que podría haber causado ese aumento en la mortalidad, hemos decidido no sacar ese número de la colección y en su lugar escribir esta entrada del blog para presentar números, diferentes opiniones y puntos de vista sobre una problemática real.
En este contexto podríamos remitirnos al principio de la física cuántica  de la” incertidumbre de Heisenberg”… que en lenguaje no matemático podría simplificarse en cómo un observador que intenta describir la realidad de un sistema influye sobre el sistema, haciendo que el propio sistema se modifique y, por tanto, la observación no sea sobre la realidad. Y este principio de incertidumbre, podría trasladarse a toda la fotografía de naturaleza, y más cuando una localización para fotografiar fauna salvaje, tan “sabrosa” como Donna Nook, deviene una atracción turístico-fotográfica. Parece pues, que la fotografía de fauna salvaje, uno de los pilares de la cual es contribuir a la conservación de las especies documentadas, en este caso puede ser un arma de doble filo.


Los fotógrafos
Donna Nook resulta un paraíso animal excesivamente accesible, lo cual ha convertido esta playa de Lincolnshire (Este de Inglaterra) en uno de los destinos fotográficos más frecuentados. Si bien el lugar lleva siendo un punto de interés para la gente de la zona desde hace bastante tiempo, este interés que despierta la ancha y larga playa en los británicos parece limitarse a una observación inocua de las focas grises desde un camino que discurre a lo largo  de la playa, en la zona más alejada del mar.
Pero el boom fotográfico digital, que ha llevado a mucha gente a ser fotógrafo (en particular  en la fotografía de naturaleza), unido al potencial fotográfico de este lugar ha hecho que a las  observaciones inocuas se hayan sumado las miradas a través de cámaras y potentes teleobjetivos. Y ese espíritu, que caracteriza al fotógrafo,  de intentar captar la mejor luz, el mejor fondo, de tener, al fin, más posibilidades de tomar una gran foto, ha llevado a los individuos con cámaras y objetivos, a dejar el camino perimetral, y adentrarse en  caminando en la ancha playa, hasta una barra de arena en la que las focas se encuentran a cientos y pueden tomarse baños… la localización perfecta.
Como al final todo es cuestión de probabilidades, cuantos más fotógrafos acudan a esa zona de descanso de las focas, más elevada será la probabilidad de que algunos fotógrafos inconscientes, egoístas, irrespetuosos hagan acciones que perjudiquen a la colonia de focas. Y, efectivamente, eso ha sucedido.  Estos comportamientos y el aumento de tránsito por la zona en la que acostumbran a utilizar las focas para descansar, para alimentar a las crías, para llevar a cabo la disputa entre machos, parece que ha provocado un importante descenso de la población de la colonia. Cabe recordar, que acciones como tocar una cría de foca o acercarse en exceso, muy probablemente conducen a un abandono por parte de la madre, con la consiguiente elevada probabilidad de muerte, casi segura. Y este comportamiento, parecía ser bastante habitual en los últimos años.

Cómo es Donna Nook?
Donna Nook es una reserva de fauna salvaje que, fundamentalmente, está formada por dunas y zonas intermareales. Diversos procesos  morfodinámicos costeros se dan en Donna Nook, como  acumulaciones de lodos en puntos de desguace fluvial del río Humber, erosiones marinas y eólicas, acumulaciones salinas  y dunas móviles, que en su avance generan áreas de marismas, donde se desarrolla un ecosistema singular. Estas  marismas dan paso a las marismas intermareales  en donde crecen arbustos de hinojo marino, que atraen a un gran número de aves, entre las que destacan los gansos. Avanzando hacia el mar, aparecen los bancos de arena, que constituyen el mayor ecosistema de la reserva al tiempo que proporcionan una zona de descanso para las focas grises y comunes.  También, los correlimos andan por estas zonas jugando con el va-y-ven de las holas. Así, los límites de la reserva son, por el lado de tierra  las dunas  y por el lado de mar, las barras de arena, que se levantaron tras unas fuertes inundaciones en 1953.


La reserva cuenta con una de las mayores y accesibles colonias de focas grises del mundo. Durante noviembre y diciembre, miles de focas vuelven a estas playas a criar, reproducirse y descansar, antes de volver al mar abierto durante 9 o 10 largos meses. Unas 3000 focas grises vienen cada año aquí y unas 900 crían cada año. Tradicionalmente, han existido dos zonas para la observación y fotografía de las focas:
  • La zona de las barras de arena, situada aproximadamente a 1,5 km hacia el mar, y donde las personas que accedían eran prácticamente todos fotógrafos de naturaleza
  • La zona de dunas, donde algunos de los ejemplares se aceran. En esta zona hay un camino de observación delimitado por una valla

Indudablemente, las focas grises son la estrella de esta reserva natural, pero también existen otras especies. Concretamente existen 43 especies de aves (fundamentalmente limícolas y patos), entre los mamíferos destacan el zorro, el tejón, la comadreja y el armiño. También  los lagartos son uno de las especies que más frecuentan este singular ecosistema.




Qué ha pasado?
Como ya se ha apuntado, la incuestionable atracción que supone la reserva, ha llevado a un acceso incontrolado a las zonas de  barras de arenas donde se encuentra gran parte de la colonia de focas (a unos 1,5 km en dirección al mar). Este acceso incontrolado a la zona de barras de arena ha ido aumentando significativamente cada año desde 2006, hasta llegar a las 1500 personas (la mayoría fotógrafos) en 2009.
Por otro lado, según se presenta en la siguiente gráfica(basada en datos de la Lincolnshire Wildlife Trust (LWT)), la mortalidad de las crías de foca gris en los últimos años ha sufrido importantes variaciones:

De la anterior gráfica se constatan dos hechos:
  • La mortalidad de las crías en las dunas interiores se ha mantenido más o menos estable durante los años registrados.
  • La variabilidad de la mortalidad en las barras de arena es muy importante (entre el 12 % y el 37 %), con un importante incremento entre 2006 y 2009.

Parece haber una clara relación entre el aumento de visitantes en 2006 y el incremento de mortalidad también iniciado en 2006. Ante esta situación, en 2010,  la Lincolnshire Wildlife Trust (LWT) invitó a todos los visitantes de la reserva a no traspasar la zona de observación hacia las barras de arena. El resultado de esta campaña fue un importante descenso del 80% de visitantes que accedieron a la zona de barras, sin embargo 314 personas traspasaron la zona recomendada (312 de los cuales fotógrafos) la mayoría de los cuales pertenecían a talleres fotográficos comerciales, asociaciones fotográficas… pocos fotógrafos individualmente decidieron no seguir la recomendación de la LWT
Este descenso del 80% de visitantes se tradujo en una reducción del 50% de mortalidad de las crías de foca. Una casual coincidencia??

Qué pasará ahora?
La Lincolnshire Wildlife Trust (LWT) sigue con su política del último año, recomendando no ir más allá de la zona de observación situada en las dunas interiores para, de este modo, poder corroborar si existe una dependencia entre mortalidad y visitantes que parece apuntar los datos registrados entre 2009-2010.
Otra opción que se baraja para compatibilizar la preservación del hábitat y la observación y fotografía de las focas, es llevar a cabo un sistema de sorteo, por el cual se limite y se tenga pleno control de las personas que acceden a la zona de barras de arena. Este sistema se ha demostrado eficaz en diferentes situaciones, como es el famoso hide de El Cebollar, en Torla, para la fotografía del quebrantahuesos.
Del mismo modo, y paralelamente a las labores de sensibilización y concienciación de la vulnerabilidad de la colonia de focas, se está trabajando en la ejecución de un proyecto importante. Se trata de crear una nueva zona de 130 ha en el que se implantará un nuevo hábitat intermareal al sur del estuario del río Humber.
Este nuevo hábitat, que es esencial para la conservación de la vida salvaje del estuario del Humber, y se llevará a cabo mediante la eliminación de las defensas frente a inundaciones actualmente existentes así como otros obstáculos que impiden la inundación de la parte baja del estuario. De este modo, se permitirá que el mar fluya libremente al subir la marea, y creará un hábitat similar al existente antes de la construcción de las obras ingenieriles llevadas a cabo en décadas pasadas. Estas actuaciones harán que las 130 ha objeto de las obras, pasen de zonas agrícolas a zonas pantanosas y de marismas, lo que supondrá un nuevo hábitat para esta reserva natural, sobre la que parece se está actuando con conciencia y responsabilidad.


Links de Interés



Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

0 comentarios: on "Donna Nook. Pasado, presente y futuro..."

Publicar un comentario en la entrada