viernes, 19 de febrero de 2010

Unos días por las Highlands escocesas

Parece ser cierto el tópico meteorológico de las tierras altas de Escocia: lluvia y viento. ('Everything you try to keep dry - nature will try to get wet” es un dicho típico del país). Efectivamente, el paisaje muestra milla a milla ser castigado por inclemencias meteorológicas que hieren los ‘munroes’ que se levantan majestuosamente a medida que se avanza en cualquier dirección. Muy posiblemente, nuestro viaje se vea acompañado de episodios meteorológicos que nos desagraden, pero hay que recordar que el encantador paisaje que encontramos se debe, en parte, a la lluvia, la nieve y el viento.  


El recorrido propuesto consiste en perderse por los parajes de la costa oeste de las Highlands; un buen punto de partida puede ser la población de Oban una de las más importantes poblaciones de la costa oeste de Escocia, y que posee una gran variedad de alternativas de alojamiento. La visita a Oban puede ser agradable, principalmente un paseo por la zona marítima en la que se levantan hoteles y edificios que, posiblemente, en un tiempo pasado no demasiado lejano, fueron esplendorosos. Ahora bien, si el día se levanta con viento del oeste, tal vez sea aconsejable hacer una ruta por el interior de la ciudad y evitar las fuertes rachas de viento que castigan el frente marítimo de la ciudad. 

Desde Oban, se puede llegar en poco más de una hora en coche a una de las zonas por las que vale la pena perderse: los parajes del Glen Coe, que desgraciadamente fueron testigos de la ‘masacre de Glencoe’ en la que 38 personas del clan MacDonald fueron asesinadas, además de 40 niños y mujeres que murieron al quedarse sin hogar durante el frío invierno de 1692. Cualquier época del año tiene su encanto para la visita de estos parajes, pero tal vez la primavera y el verano sean las mejores épocas para disfrutar de sus prados verdes y ver alguno de los ciervos salvajes que también parecen disfrutar del enclave. La zona es muy visitada por montañeros británicos, ya que existen numerosas rutas y ascensiones que brindan impresionantes vistas sobre el valle, y para poder disfrutar tranquilamente de la zona se necesitan, al menos, dos o tres días. 




La siguiente zona que es inevitable visitar de la costa oeste es la isla de Skye. Aunque poco antes de llegar a la isla, no está de más hacer un alto en el camino en el Eilean Donan Castle, famoso por sus numerosas apariciones en películas o en anuncios publicitarios. En la isla de Skye, que actualmente ya no es tal isla dado el puente que la une con tierra firme, la naturaleza en todo su esplendor vuelve a sobrecoger al visitante. Un punto que sirva como base para hacer distintas excursiones en la zona puede ser la población más importante de la isla (Portree), que apenas cuenta con 5 o 6 calles, pero en las cuales es fácil encontrar un lugar en el que disfrutar de un buen plato típico de la zona (los pescados frescos de la zona merecen una atención especial) o el siempre socorrido ‘fish and chips’. El alojamiento en este pueblo, puede ser algo más difícil de encontrar por lo que una buena alternativa puede ser desplazarse al ‘continente’ en donde localidades como Kyle of Locash o Balmacara, un núcleo de casas junto al mar cercano a Kyle. El número de días recomendable para pasar en Skye depende de la intensidad con la que se quiera disfrutar de sus espectaculares paisajes y el modo de hacerlo, pero en cualquier caso, tres días no serán demasiados para disfrutar de lugares tan impresionantes como la sierra de los Cullins, la zona de Storr (en donde destaca The old man of Storr), la sierra de Quiraing o el extremo más occidental de la isla: Nest Point. Si el tiempo lo permite, es más que recomendable pasar un día entero en cada uno de estos lugares disfrutando de las inumerables impresiones y sensaciones que aguardan al solitario caminante (salidas y puestas de sol únicas, fauna de la región, paisajes sobrecogedores, y miradores con vistas privilegiadas…). 



Después de la visita a Skye, siguiendo hacia el norte, la primera población de cierta entidad con la que nos encontramos es Ullapool, que será el final del recorrido aquí propuesto. El trayecto desde Skye a Ullapool no es corto y existen distintas alternativas para hacerlo. La que se propone a continuación, a pesar de ser considerablemente más larga, bien merece la pena. El camino frecuente para llegar a Ullapool es seguir la carretera A87, pero hacer un recorrido por las tortuosas y minúsculas carreteras de la costa brindan puntos de vista espectaculares, y si el día es claro, la vista nos llevará , muy lejos. Así pues, se considera aconsejable tomar en primer lugar la carretera A890. La primera parada que podemos hacer es en un pequeño y agradable pueblo llamado Plockton; aunque hay que desviarse expresamente para llegar allí, la situación del pueblo en una península que parece hecha a su medida será una agradable visita. Retornando de nuevo a la carretera A890, bordearemos el lago Locharron hasta llegar a la localidad con el mismo nombre. Desde allí, la carretera circula alternándose entre bosques de abetos y prados bucólicos, para llevarnos al pequeñísimo núcleo urbano de Tornapress. En ese punto la carretera principal sigue hacia el noroeste pero hay un pequeño desvío en dirección a Applecross; qué decir tiene, que vale la pena tomar este desvío y así alejarse aún más de la civilización para disfrutar de paisajes desoladores pero a la vez impresionantes. Desde luego, la época del año que recorramos estas tierras condicionará el estado de la vegetación, de forma que el color marrón será el predominante en otoño e inicio de la primavera, mientras que el verano nos acompañará con multitud de verdes con infinitos matices. La pequeña carretera plagada de ‘Passing place’, tiene una fuerte pendiente ascendente, y muy rápidamente empezamos a gozar de vistas impresionantes. Finalmente llegamos al puerto de montaña, el punto más elevado de una carretera en toda la Gran Bretaña. Evidentemente, si la persistente y frecuente niebla nos lo permite, las vistas desde ese punto son espectaculares. Desde Applecross, seguiremos la única carretera existente en dirección norte bordeando la costa salpicada de casas aisladas, playas de agua cristalina y las siempre presentes ovejas que surcan los campos. El paisaje en toda esta zona irá alternando zonas interiores de aparente sequía (sólo aparente porque existen pequeñas lagunas interiores que alimentan de agua a flora y fauna de la zona) con los prados coloridos cercanos a la costa; este variado y agradable paisaje hará que las paradas sean frecuentes y el tiempo pasará rápidamente; cabe recordar la distancia a nuestro destino final (Ullapool) y el tipo de carretera por la que circulamos, el viaje puede ser más largo de lo previsto inicialmente (desde Applecross, conduciendo tranquilamente y haciendo alguna que otra parada, el tiempo de viaje será de unas 5 o 6 horas, evidentemente dependiendo de la duración de las paradas). Así pues, teniendo en cuenta la grandiosidad de los paisajes de la zona, y las condiciones de conexión entre distintos núcleos urbanos, si el tiempo lo permite y disponemos de una tienda de campaña, resulta muy agradable pasar una noche en algún escondido prado y disfrutar de un amanecer bello y solitario al alba del día siguiente. 





Tras una magnífica ruta en coche, llegamos finalmente a Ullapool, un pueblo marinero pescador auténtico. Desde luego, cuando se tiene en mente la idea de que esta es la ciudad más importante del norte de las Highlands, la sorpresa llega nada más entrar en la ciudad, porque desde luego la idea de ciudad que teníamos en mente no se corresponde con lo que tenemos justo delante: un paseo principal frente el mar al que derivan las cuatro o cinco calles adyacentes. En cualquier caso, es recomendable pasear tranquilamente por la zona del puerto pesquero y su frente marítimo donde se encuentran algunos locales que bien valen su visita. En esta calle principal, se encuentra el Youth Hostel y un auténtico lugar en el que dormir y tomar una cerveza es una inmersión en la forma de vida local: The ferry boat Inn. 

Ullapool puede ser una buena base para realizar excursiones por la zona, en la que también es más que recomendable pasar dos o tres días. Concretamente en la zona del parque natural de Inverpolly. En los dominios de este parque, la soledad en el paisaje continua aún siendo evidente y se puede decir que más acusada. Tal vez soledad y inmensidad sean las palabras que mejor definan las sensaciones que el parque nos brindará. El parque de Inverpolly y las zonas de su alrededor nos trasladan a un mundo similar al del Señor de los Anillos. Grandes y espectaculares montañas con formas más que curiosas se alinean una detrás de otra. Aquí, bien vale la pena hacer alguna excursión a pie y ascender a alguno de los picos, especialmente el Suilven, Stac Pollaidh, Cùl Beag, o Cùl Mòrel. La elección de la ascensión, dependerá básicamente de nuestra condición física y de la estación del año en que nos encontremos. Cabe decir, que en invierno, las ascensiones a estos ‘munroes’ son peligrosas y la experiencia en alpinismo para salir airoso es fundamental. Cabe también recordar en este punto, la variabilidad de los fenómenos meteorológicos de la zona, con lo que vale la pena echar un vistazo a las previsiones meteorológicas antes de iniciar cualquier ascensión o excursión que implique una larga permanencia en el campo (para una muy buena descripción de las ascensiones en esta y otras zonas vale la pena visitar la web: http://www.walkhighlands.co.uk/).

 

Alojamiento

Sin ninguna duda, los genéricamente llamados Bed and Breakfast, son una de las mejores alternativas de alojamiento en la zona, y en numerosas ocasiones son la única opción. En la zona, la tipología más frecuente de bed and breakfast son las Guest House, casas en las que además de las habitaciones, existen zonas comunes y los huéspedes viven en ella… Bed and brekfast no es sinónimo de barato, ni mucho menos, aunque en numerosas ocasiones son alternativas mucho más económicas que los alojamientos convencionales como hoteles u hostales; existen bed and brekfast para todos los gustos y bolsillos. En el apartado de enlaces, se muestran algunas de las que consideramos más especiales. 

Otra opción que cabe la pena considerar seriamente es la acampada. Ir provistos de una tienda de campaña nos permitirá tener más libertad a la hora de realizar la ruta y disfrutar de amaneceres y puestas de sol en lugares increíbles y solitarios, que de ninguna otra forma podríamos disfrutar. 

Otra buena opción, y en numerosos casos la única, son los refugios de montaña (o ‘bothies’). Están abiertos a excursionistas y montañeros y se pueden usar gratuitamente. Evidentemente no cabe esperar ningún tipo de lujo, ya que lo único que encartonaremos, generalmente, serán cuatro paredes y un techo que nos ayudarán a pasar la noche en caso en que ésta sea fría, ventosa o mojada

 

Enlaces

Turismo general

www.outdooraccess-scotland.com - Propuestas de actividades en la naturaleza

www.undiscoveredscotland.co.uk - Página con numerosas propuestas culturales, gastronómicas y de naturaleza de toda Escocia

www.visitscotland.com - Sitio que recoge información generalista del país.

www.walkhighlands.co.uk - Sitio web con numerosas propuestas de excursiones de distinto grado de dificultad técnica y exigencia física.

  

Alojamiento

www.scottishcamping.com - Listado y descripción de campings de Escocia

www.mountainbothies.org.uk - Información sobre los refugios de montaña

www.ontheloch.com  - B&B muy acogedor en la zona de Skye

www.ferryboat-inn.com  - B&B, restaurante y pub muy genuino situado en Ullapool

 


Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

1 comentarios: on "Unos días por las Highlands escocesas"

Publicar un comentario en la entrada